domingo, 14 de agosto de 2011

Reparando CASSETTES (II)

Otra de las partes 'frágiles' del cassette era la "felpita" donde hacía contacto la cinta con el cabezal...  
Venía pegada en una chapita ensamblada en el plástico, y tanto podía despegarse como romperse el módulo completo, chapita incluída.



En caso de conservar la chapita se podía cortar un pedacito de 'paño lenci' (tela un poco gruesa y peluda que suele usarse en muñecos de peluche) y pegarla con cualquier pegamento.

Pero reemplazar la chapita era más difícil (tenía que tener el espesor y la medida justa) y era preferible usar un pedazo de esponja de baño mas bien maciza, para rellenar el hueco donde se metía el cabezal del reproductor.

Es más: algunos cassettes originales grabados del sello Phillips ya tenían esa esponja sin chapita.  Si mal no recuerdo "Espíritus que han Partido" de los Bee Gees (el de "Tragedy"), venía así.

5 comentarios:

Ale Do Carmo dijo...

Yo tenia cientos de cassettes pero era (y soy) malisimo con las actividades artesanales asi que cada vez que queria arreglar esas malditas partes me quedaba muy mal. Ni hablar cuando se enganchaba la cinta y habia que abrir el cassette y enrollar nuevamente el tape

Aldo dijo...

Es que eso no era fácil para nadie.. en la práctica se te iban un par de cassettes a la basura, seguro.. Saludos, Ale.

Intercambio de revistas dijo...

EN LA ESPERANZA DE VER PUBLICADO EL POST : REPARANDO CASETES (III)
El rebrote del vinilo, un formato bello aunque pesado como un libro, no ha sido espectacular (caro y dicen que la calidad no es la de los 80) y algunas tiendas de segunda mano los venden a un precio elevado mientras que otras, como los rastros benéficos, casi te los regalan. Por todo ello, sigo comprando casetes -acusan menos el paso del tiempo y son bastante más baratos. Puede ser que alguno tenga el carrete atascado, un fenómeno no tratado en tu blog (la circulación se detiene o no avanza fluidamente) ¿Cual es la solución? Tirar a la basura un original me lo impide mi pasión (no entiendo a la gente que dice que le da pereza volver a escuchar estos audios que guardó en una caja) así que cogeré un destornillador e intentaré transplantar la cinta a otra carcasa (creo que técnicamente es muy arriesgado).
Finalmente me decidí a comprar un radiocasete portátil -sin cd- de segunda mano (ya que nuevos no hay) en una tienda que te da 15 días de prueba. La fachada era impresionante: doble platina, visor digital -lo que da ventaja para la desconexión noctura de la radio- pero sin instrucciones era casi imposible dominarlo. Y que no funcionaba bien, así que a devolverlo pese a que el vendedor insistía en que funcionaba ("no tengo otra cinta de prueba y es muy antigua así que por eso no se oye bien" yo creo que ni lo probaron) y que había pasado el plazo de devolución. Le dije que lo arreglara pero como no le interesaba tanto trabajo decidió devolverme el dinero. En verdad parece un lío llevarse -yo no tengo coche- las cosas sin probar. Un saludo muy afectuoso. alex, 1964alicante, españa

Saul Andrade dijo...

Algún tutorial de como remplazar esa "felpita?" tengo varios cassettes pero veo que a muchos les falta esta esponja y nose con que otro material reemplazarla

Aldo dijo...

Intercambio de Revistas: curiosa experiencia.. seguramente valió la pena conservar los pasacassettes antiguos aquellos que lo hicieron.. algo bueno se tiene que poder conseguir igualmente.. Un abrazo.

Saul: Yo usé una esponja de las de baño, la mas dura que conseguí, y sin la chapita sino un pedazo mas grande.. supongo que los trapos de cocina amarillos deberían servir también.. Un abrazo