lunes, 1 de agosto de 2011

DROGAS

Salvo por el flaco Pelusa, que pasaba por enfrente de casa con mangas largas aunque hubiese 30º de temperatura (1), no era habitual que supieras de muchos que se 'picaran' o usaran drogas duras en Buenos Aires por finales de los 70'...

También sucedía que los más grandes 'cuidaban' a los más chicos, así que vos ni te enterabas de ciertas cosas, o te enterabas pero no las veías... Claramente no había tanta droga disponible, así que no hacía falta venderla compulsivamente a quien sea.



Como siempre la marihuana era lo más 'visible', aunque para quien no era del 'palo' fuera más difícil identificarla...  El LSD (2) supongo que sería carísimo, y probablemente los que tomaban ácido se lo tenían que traer de afuera o pedírselo a un conocido que viaje...(que 'viaje' al exterior y le traiga, digo. cuac)... ¡Era común escuchar que los pilotos y las azafatas traían discos y LSD!

Sin embargo ya aparecían algunas señalas de las drogas directamente destructivas, sin relación con fenómenos comunitarios o culturales como la música: Algunos chicos más jóvenes empezaron a aspirar bolsas de polietileno con Poxi-Ran (pegamento), antecedente del paco y la pasta base, desde el punto de vista social.

Precisamente al ritmo de los cambios culturales y sociales, en los 80' entra con todo la cocaína en Buenos Aires, y su influencia se puede rastrear en la literatura 'under' y las letras de las canciones de los nuevos grupos Punk, Post-Punk y New Wave... (Un 'mapa' de la historia de las drogas en Argentina a través de las letras de los grupos de Rock se haría necesario, sin que se tenga que considerar una 'apología')

La asociación "drogadicto-delincuente" que el espectador de noticieros hace con frecuencia no es nueva, sino muy antigua, pero por otros motivos: La droga -como el sexo- eran temas completamente tabú, y no existía ningún tipo de debate... Fumar un porro te convertía en un peligro para la sociedad, aunque fueras el tipo más bueno del mundo.

Pero no hay forma de comparar la realidad social de hoy con la de hace 30 o 35 años, especialmente desde el punto de vista de las drogas, que con el paso del tiempo cambiaron en cantidad, calidad, status y función...

Igual pienso que siempre hubo dos formas de ver el tema: Desde la experiencia psicodélica asociada a una búsqueda espiritual o mística (y en bloque con movidas artísticas como la literatura y -especialmente- la música), o como un comercio indiscriminado y cruel, que suele hacer foco en las personas más vulnerables...

Aunque ambas ópticas muchas veces se terminen confundiendo, no veo relación entre los chicos de cualquier edad que fuman paco en las esquinas de Buenos Aires y Bob Marley, Timothy Leary (3) o el Movimiento Psicodélico de los '60.


(1) Pelusa usaba mangas largas para que no se le vieran las marcas de las 'picaduras' en los brazos.
(2) LSD  Acido Lisérgico  http://es.wikipedia.org/wiki/LSD
(3) Thimoty Leary, el "gurú" del ácido http://es.wikipedia.org/wiki/Timothy_Leary

5 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

Un tema muy polémico el de las drogas y la música o el arte en sí mismo...

Anónimo dijo...

Y sí, yo diría un tema tabú más que polémico como menciona aquí arriba Victor Hugo, a quien le mando un saludo y mis respetos, lo escucho siempre por la radio. (Dediqueme un ta-ta-ta-ta en la primera fecha del Nacional, si es que sigue al querido River Plate).
El recuerdo de Juan el Sucio, el Pollo, Marcelito, Mauro Pelotín, el Jíbaro Mariano y tantos otros yonquis que se fueron tan pendejos.
¿Drogas? Dejamos las drogas y no sabemos dónde las dejamos...
Beto

Aldo dijo...

Victor Hugo: Así es.

Beto: Agrego a Pantano y a Nariz..

Darío dijo...

"los más grandes 'cuidaban' a los más chicos, así que vos ni te enterabas de ciertas cosas, o te enterabas pero no las veías..."

genial Aldo, buena descripción. Yo era de esos pendejos de 9/10 años que se juntaban a hablar boludeces con los grandes y ellos se cuidaban de lo que decían frente nuestro.

Ojalá siga pasando eso en algún lado.

Aldo dijo...

Debería seguir pasando, por una cuestión de sentido común, o de 'codigos' como suele decirse.. Ojalá.