jueves, 12 de enero de 2012

Cómo Hablar de DISCOS que no hemos ESCUCHADO...

Si Pierre Bayard escribió "Cómo hablar de los libros que no se han leído" (el cual puedo asegurar que es un libro excelente, aún sin leerlo), nosotros podemos preguntarnos "Cómo hablar de los discos que no se han escuchado"...

¿Cuántas pasadas necesita un disco para que podamos hablar u opinar?...  ¿Dos, tres... veinte?.  Desde que tengo uso de razón me encanta leer las reseñas y críticas de las revistas, pero siempre pienso cuánto tiempo se tomó el periodista para estar seguro que su concepto es justo...  Igual  no tiene solución, porque el tipo trabaja de eso y no tiene porqué dedicarle la vida a cada lanzamiento.




Yo por ejemplo reconozco que de un tiempo a ésta parte no escucho música nueva -o desconocida- salvo por recomendación precisa y confiable...  No debería ser así, pero hay tanto para escuchar y tan poco tiempo...  Voy a estar muerto y seguirán editando 'grabaciones encontradas' de Frank Zappa, Miles Davis y Jimi Hendrix.

Pero otra vez es necesario volver a la época en que sí escuchabas los discos completos -y varias veces- simplemente porque no tenías 120 gb de memoria con música de cualquier clase, lo que en vez de simplificar, complica la elección.

Tenía que ahorrar aproximadamente un mes para comprar un LP, y con suerte a veces atenuaba la espera con algún simple de '45, así que una vez que lo tenía lo gastaba, le daba a morir.  Eran lanzamientos, no archivo, así que podían estar buenos, malos o mas o menos; me terminaban gustando o no, pero seguro iba a tener argumentos sólidos para valorarlos...

Y no lo estoy comparando con las nuevas generaciones que directamente no tienen ningún apego al album en sí, ni la tradición de comprar el disco, abrirlo y ponerse a escucharlo. Tampoco hablo exclusivamente de los de vinilo, o sí, pero también de los CDs y cassettes.  El arte, las notas, las letras:  Todo lo que tenías para leer y mirar mientras sonaba la música...

Hablo por mi propia generación, años después, escuchando los LPs que todavía están ahí, un poco por la música, y otro tanto para recuperar la parte de nuestra historia que contienen...  Muchas veces nada más que para apoyar la púa y ver girar la bandeja.


(La foto es de mi propia bandeja, y tiene puesto 'Aja' de Steely Dan)

4 comentarios:

Víctor Hugo Sánchez Salamanca. dijo...

Los tiempos van muy rápidos, y el del mundo de los negocios (como el de los críticos musicales profesinales) pues supongo que igual de rápido. Afortunadamente siempre hay sitios en los que se hacen las cosas con paciencia, cariño... Esas cosas:)

Chals dijo...

Tienes toda la razón. Esta idea me ronda por la cabeza desde hace mucho tiempo, se trata de disfrutar de la música, no de demostrar cuanta música conoces, a veces esto se convierte en una rueda sin fin en la que caemos la mayoría, pero hay que saltar. Esa era una de mis propuestas personales para este año, de momento voy bien, estoy disfrutando de la música, aunque solo saber que unos cuantos artistas que me gustan estan a punto de sacar nuevo material, me subo por las paredes. No sé, es complicado. Pero tienes razón.

TSI-NA-PAH dijo...

Yo basicamente hablo de los discos de mi vida, sigo comprando, pero mayormente son discos antiguos.Aunque cae nuevos!Pero ahora hay demasiado se hace obsesivo y no se disfruta de los discos al 100% ,se les da una escha rapida y archivado!Por ejemplo el Aja le tengo trs veces de las veces que lo he escuchado!
un abrazo

Aldo dijo...

Victor Hugo: ¡Nosotros conocemos bien esos sitios! Saludos

Chals: Será un poco complicado, pero vale la pena.. Gracias

Tsi: ¡Comprar de nuevo el mismo disco!.. claro, genial.. Un abrazo