lunes, 23 de febrero de 2015

Bajarse Música: LA CUESTIÓN ÉTICA

Justo cuando empezaba a suponer que las descargas ilegales eran un asunto pasado de moda, me entero que Bjork adelantó el lanzamiento de su disco porque se filtró en internet, por lo que el download parece seguir siendo el gran dolor de cabeza de la industria discográfica  (iba a poner dolor de huevos, pero intento que algún medio importante me levante un artículo)

Es cierto que con Spotify no se hace tan necesario guardarse la música en algun lado, salvo para ir escuchando en el celular (se soluciona con la suscripción que tengo entendido son unos treintaipico de pesos por mes y te permite guardar playlists para escuchar offline), y no me olvido del Grooveshark, pero su interfaz es muuuy inferior y además leí en la Billboard que tuvo problemas con los copyright...  Poca vida le queda, probablemente.




Las páginas y blogs de descargas siguen, en su mayoría con material de culto no necesariamente nuevo y discografías clásicas, aunque también están los que postean lanzamientos recientes.  No parece haber tantos, es cierto, y no hablo de sistemas como el Torrent porque la verdad nunca estuve muy al tanto.

Pero vayamos a la cuestión ética.  ¿¿Lo qué??  Está bien, no soy tan inocente como para suponer que te quita el sueño bajarte un disco porque le estás sacando el pan de la boca a Capif, Sony Music y etc (en todo caso quedará en la conciencia del que los sube), pero convengamos que por mas vueltas que uno le quiera dar al asunto, cada canción que nos bajamos es una pequeña parte del gran problema de la industria musical de los últimos diez años o más, y esa industria incluye a los músicos, por supuesto.

Volvamos entonces (una vez más) a los años del vinilo, cuando la reproducción también existía con el intercambio entre amigos y los cassettes vírgenes.  Esa costumbre artesanal no resultaba para la industria un problema como es hoy la masividad de internet, pero conviene recordar los clasificados de la Pelo, la Rock Superstar y la Expreso Imaginario, donde algunos pibes ofrecían grabar cassettes (a cambio de unos mangos), describiendo detalles del catálogo disponible en su casa.  Aún así era una reproducción a baja escala, pero veamos que había mas de un motivo para querer grabarse un disco en lugar de comprarlo, y tiene que ver con los vaivenes de las políticas económicas del querido terruño donde te toque vivir.




No me voy a poner a describir la evolución de la economía argentina de los últimos treinta años, o por lo menos no sin los ayudamemoria correspondientes, pero tampoco hace falta.  Como en muchos países del Tercer Mundo, las variaciones del tipo de cambio frente al Dólar (entre otros factores) definen cuestiones como la importación, fundamental para aquellos que desean comprar discos grabados en otros países.  Cualquiera recordará fácilmente la benevolencia del 'uno a uno', y los Tower Records (QEPD) de Santa Fe o Cabildo y Juramento (o en la galería del Village de Recoleta) repletos de discos importados al mismo precio que los nacionales.

Pero no siempre fué igual, y ahora mismo un cd importado sale por lo menos el doble, siempre y cuando lo consigas.  Y desde ya no me voy a poner a cuestionar las políticas económicas actuales, que se resuelven contemplando intereses mucho mas importantes que el último de Gov't Mule.  Digo que eventualmente estamos lo suficientemente globalizados como para conocer tantas novedades como se editan en el mundo, y no así para comprarlas.  Salvo claro que formes parte de ese sector priviliegiado de la sociedad, cuyo problema no es el dinero.

¿Y las compañías discografícas o subsidiarias locales?...  Como siempre, editan aquello que saben que tendrá un volumen de ventas importante.  Por eso volvemos a que nada cambió mucho con respecto a la época de los vinilos y cassettes.  Está visto que si una disquera pequeña como Icarus no adquiere los derechos del nuevo en vivo de Yes (como sí lo hizo con el último de estudio) no habrá otra forma de tenerlo que hacércelo traer.  El año pasado salieron afuera un box de 5 cds tanto como un doble cd compilado de The Kinks, pero como la oficina local de la discográfica dueña de los derechos considera que en Argentina a nadie le gustan los Kinks, no los saca.




Y aún cuando editan los discos, a veces parece que la intención es arrancarle la cabeza no ya al coleccionista de Box Sets lujosos, sino a cualquiera.  ¿O por qué tengo que pagar $250 el de AC-DC?... ¿La caja tridimensional? Mmmmm... O el de Pink Floyd a $350 la edición de lujo que tampoco es tan de lujo que digamos (y no hay alternativa).  En otros casos la calidad es inferior o directamente alteran el producto (otra vez como hace 30 años).  Alguien tuvo la brillante idea de resumir Hits '50! de The Who a un solo disco, dejándolo igual a otros compilados anteriores, sin la mayoría del material que lo hace interesante en su versión original de cd doble.

Una vez mas llegamos hasta aquí con el tema de las descargas sin una conclusión única e irrefutable, aunque se pueden ensayar algunas conclusiones parciales:

- Quienes consideramos a la música una forma de arte siempre tendremos un buen motivo para odiar las especulaciones de las compañías discográficas, y eso las convierte en la mejor excusa cuando se nos plantea un dilema ético con respecto a las descargas.

- Así como es imposible analizar la historia del Rock por fuera del sistema capitalista, tampoco se puede hablar del problema de las descargas ilegales sin contemplar las diferentes realidades económicas y sociales alrededor del mundo.  Seguramente las bajadas que tenga el disco de Pink Floyd en Argentina no sean tan preocupantes como las de EEUU o Europa, donde por ahí restan unos cuantos millones que se podrían haber vendido.  En ese sentido los mas perjudicados por el download son los artistas locales, que pierden en proporción prácticamente todas las ventas, o la mayoría.

- Estas conclusiones -en realidad todo el texto anterior, y cualquier discusión sobre el tema- solo tienen sentido para quienes alguna vez han comprado discos, lo sigan haciendo o no.

7 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Deberían considerar bajar los precios, no tener precios desorbitados.
Y que se puedan conseguir. ¿Donde puedo conseguir el CD de rarezas de No lo soporto?
Tal vez un compromiso sea no bajar material de grupos que recien empiezan, si es que se pueden conseguirse.

JLO dijo...

el mundo cambió, ellos deberían haberse dado cuenta... bah, lo hicieron...

los músicos saben que solo los salva el tocar en vivo, por eso cobran lo que cobran... las compañías discográficas que se la rebusquen, acá a Musimundo la compró la grande de electrodomésticos y no le cambió el nombre a los locales porque la marca sigue "vendiendo"... en fin, que se jodan...

hoy es inadmisible que yo siendo argentino no pueda escuchar lo ultimo de mi artista favorito... ¡nunca! ja...

Alex Palahniuk dijo...

Creo que es necesario que se baje música: en primer lugar porque creo que la cultura ha de funcionar de la mano de Internet y, sobre todo, para ayudarnos a calibrar la calidad de un producto. ¿He de gastarme yo 22 euros en lo último de Bjork sin haberlo escuchado antes como anteriormente? La respuesta es sencilla: no.

Dicho esto, esto fagocita que muchas bandas despeguen y que se abra un abanico de oportunidades lo suficientemente amplio como para que la música sea ese crisol cultural que, a lo largo de su historia, ha sido siempre.

Por cierto, ¿es usted fan de Alice In Chains? De ser así, le invito, si quiere, a que se lea, y si quiere, dejar su opinión sobre ellos. Un abrazo, maestro.

http://www.ourgodsaredead.blogspot.com.es/2015/02/jar-of-flies-la-belleza-de-la.html

Aldo dijo...

Demiurgo: Es raro.. muchas veces los grupos mas nuevos prefieren que la gente los baje o los ponen directamente gratis para hacerse conocer.. El de No Lo Soporto te lo debo!

JLO: En lo que se convirtió Musimundo!

Alex: Es cierto que Internet iguala las oportunidades.. Hasta cierto punto.. Pasaré a ver lo de Alice in Chains!

Frodo dijo...

Excelente nota Aldo, no hay mucho que agregar a eso que lo que cada uno hace con las opciones que tiene.
Como buen seguidor de Heráclito uno sabe que el cambio es lo único que permanece y cuando antes compraba, luego bajé y ahora suelo escuchar online o lo que ya había comprado o bajado. Pero lo que nunca dejé es de pagar entradas a cualquier precio, mañana no se.

Veremos si el grooveshark se salva o si la Billboard tiene razón pero en Spotify se consigue mejor "material"

Abrazo!

Mastrángelo dijo...

Hola ídolo,

A mí me parece que lo mejor que deja el dilema que ud plantea es que, dentro de todo, sigue habiendo opciones: el mercado no es tonto, y el disco físico es un nicho que no creo que dilapiden así como así. Obviamente con una reducción drástica, dramática de los stocks. El problema sería -para mí- si se dejaran de fabricar cds. No creo que eso ocurra, mal que le pese al "talibán del cambio", incapaz de comprobar la interesante cantidad de gente que aún se arrima a las cuevas, que persiten con dignidad.

Soy coleccionista de cds y vinilos. Mientras me dé el cuero seguiré comprando todo lo que pueda, hay épocas mejores y peores (en el feo 2006 me compré solo 4 o 5 en el año, y habré bajado centenares sin culpa alguna...) ahora bien: desde hace ya años, toda compra ha pasado por el filtro de la escucha online o de la bajada vía torrent, cada vez mmenos en favor de la primera.

A esta altura me parece un filtro fun-da-men-tal, sobre todo a la hora de ahorrarme por ejemplo, más de 3 gambas en el rejunte ridículo de lo-que-le-quedó-a-lo-que-quedó-de Pink Floyd.

Y la escucha online me permite disfrutar de bandas que me gustan pero en las que no invertiría, amén de revisitar en el laburo y en buena calidad todas esas cosas que escuchás de toda la vida.

Síntesis: creo que la clave es la "y", no la "o". Y no intento convencer a nadie, que cada uno haga lo que se le cante, sin frases absolutas del estilo de "los discos ya fueron", "anacronismo", etc. Dígale no al talibanismo.

Salute!

Aldo dijo...

Gracias Mastrángelo, excelente aporte..